Menu
RSS

btedicion

Venezuela: terremoto electoral y principio del fin del chavismo

944 venezuela gana oposicionCaracas -Tras el terremoto electoral favorable a la oposición, el presidente Nicolás Maduro solicitó la dimisión de su gabinete para provocar “un sobresalto en el proceso de renovación, reestructuración y de profundo relanzamiento de todo el gobierno nacional”, según su alocución difundida por televisión.

Obviamente, Maduro intenta sobrellevar el pésimo momento que se traduce por la derrota electoral que concedió los dos tercios de la Asamblea Legislativa venezolana a la oposición unida.

Con 112 escaños, el MUD –Movimiento de Unidad Democrática-  más que duplica al Partido Socialista Unificado de Venezuela (PNUV).

Semejante mayoría pone en manos de la oposición tres resortes claves del poder. Por un lado la posibilidad de convocar a un referéndum revocatorio del presidente durante el curso del año próximo, es decir a mitad de mandato.

Por el otro, el de llaar a una Asamblea Constituyente para modificar la actual Constitución chavista, denominada bolivariana.

Por el restante, el de destituir a los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, todos ellos adherentes al chavismo. Además, la nueva Asamblea Legislativa derogará, con certeza, los poderes especiales que le fueron conferidos a Maduro en marzo del 2015.

Así las cosas, comienza una etapa particularmente dura para un chavismo que llevó al país al borde de la quiebra con una hiperinflación galopante y un desabastecimiento significativo de productos de primera necesidad.

Maduro enfrenta, además, las críticas dentro de su propio partido. Más que nada se trata de la comparación crítica entre su presidencia y la del líder populista fallecido, teniente coronel Hugo Chávez.

En rigor, la desastrosa situación de la economía venezolana se debe, en buena medida, a los errores del gobierno y a la corrupción galopante que evidencia, pero también a la brusca caída de los precios internacionales del petróleo, casi el único producto de exportación del país.

Cuando los precios eran altos, Maduro, pero sobre todo Chávez, dilapidaron los recursos en proyectos empresariales estatistas a pura pérdida y en políticas sociales imposibles de mantener en el tiempo.

Hoy, todo está en quiebra. Y cuando eso ocurre, como cualquier otro gobierno autoritario, el oficialismo creyó contener la protesta con el encarcelamiento de algunos opositores. Nada de eso sirvió porque la protesta, como se pudo constatar en las urnas, no es el invento de algunos dirigentes políticos sino la consecuencia de las penurias que atraviesa la población.

Precisamente, la cuestión de los presos políticos será otro de los temas a abordar por la nueva composición de la Asamblea Legislativa.

No es descartable que sancione una ley de amnistía que libere a todos los encarcelados, algo más de 80 personas, entre los que sobresalen el ex alcalde de Chacao –periferia de Caracas- Leopoldo López, el ex gobernador de Zulia y ex alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

De todas formas el punto central del resultado electoral es la situación económica y sus consecuencias populares.

Para el año 2016, los analistas auguran dificultades aún mayores tales como una inflación que puede llegar al 205 por ciento; una caída del Producto Bruto Interno del 6 por ciento y un déficit presupuestario, producto del inmenso gasto público, equivalente a 20 puntos del PBI, es decir 17 puntos más que lo aceptable a nivel europeo.

A nivel popular, a la situación económica, en particular a la hiperinflación, se agrega el desabastecimiento que obliga a largas colas que, invariablemente, soporta un ciudadano común para adquirir los productos de primera necesidad.

Junto a ello, ningún venezolano ignora la corrupción que rodea al gobierno aunque algunos se benefician de ella y otros hacen la vista gorda en función de las ayudas que reciben. Y junto a la corrupción, el narcotráfico.

Sobre este punto, dos sobrinos del presidente fueron arrestados en Haití cuando pretendían hacer ingresar a los Estados Unidos unos 800 kilogramos de cocaína. El aún presidente de la Asamblea Legislativa, un militar compañero de Chávez, Diosdado Cabello, está sospechado por la DEA norteamericana –el organismo de lucha contra el narcotráfico- como jefe del narcotráfico en Venezuela. 

La elección venezolana resulta un hito más en la recuperación republicana en América Latina, con el cambio de gobierno en la Argentina y la decisión del presidente de Ecuador, Rafael Correa de no presentarse a un nuevo mandato.

En el subcontinente, la Venezuela chavista mantiene un diferendo con su vecina Colombia. Según Maduro, militares venezolanos fueron atacados en agosto por paramilitares colombianos. La respuesta fue el cierre de la frontera.

En rigor, se trata de una zona de inmenso contrabando transfronterizo producto de los precios subsidiados que el combustible y algunos productos de primera necesidad exhiben del lado venezolano.

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube