Menu
RSS

btedicion

Guatemala: ex presidentes a juicio por corrupción y por genocidio

688 guatemala protesta Guatemala - El humorista Jimmy Morales, un evangelista ligado a los ambientes militares, y la esposa del ex presidente social demócrata Alvaro Colom, Sandra Torres, definirán la segunda vuelta electoral que consagrará al próximo presidente de la República.

La elección que se llevará a cabo el 25 de octubre de 2015 determinará si el movimiento ciudadano que empujó la dimisión del ex presidente Otto Pérez Molina y que se enrola junto a Morales, prevalecerá por sobre la política social que llevó a cabo Colom, del que es “heredera” Torres.

En la primera vuelta, solo cuatro puntos separaban a Morales con el 23,8 por ciento de los votos, de Torres que conquistaba el 19,7 por ciento.

Pocos días antes de la primera vuelta electoral, el presidente del país, general Otto Pérez Molina, renunció, tras ser acusado por corrupción y tras varias semanas de contestación ciudadana.

Previamente, Pérez Molina, un general retirado de 64 años, fue privado de sus fueros por el Parlamento guatemalteco. La avanzada judicial hasta lo privó de salir del país. Tras su renuncia, el gobierno recayó en manos del vicepresidente Alejandro Maldonado. Ahora, está detenido.

Pérez Molina fue acusado, por la fiscalía y por la Comisión de la ONU contra la Corrupción (Cicig), de dirigir una red de corrupción en la aduana nacional por el cual él y algunos de sus funcionarios recibían pagos, en contrapartida de la exoneración del pago de derechos para algunas importaciones.

Las acusaciones se fundamentan en escuchas telefónicas realizadas sobre personas hoy acusadas de formar parte de la red. La voz del ex presidente fue registrada en distintas conversaciones llevadas a cabo con algunas de esas personas.

Bautizada como “La Línea”, la red contaba con más de un centenar de integrantes, entre las cuales figuraban 28 funcionarios de aduanas. El principal implicado es Juan Carlos Monzón, secretario privado de la ex vicepresidente Roxana Baldetti, que se fugó del país.

Baldetti, quien también debió renunciar en mayo de 2015, está acusada por asociación ilícita, por fraude y por corrupción.

El futuro enjuiciamiento de Pérez Molina, Baldetti y demás implicados se superpondrá, en el interés de los guatemaltecos, con el que se llevará a cabo contra el también ex presidente Efraín Ríos Montt, de 89 años, acusado por genocidio.

Producto de sus problemas mentales, el ex general Ríos Montt será juzgado sin su presencia. El ex dictador está acusado por la muerte de 1.770 indígenas por parte de las Fuerzas Armadas guatemaltecas bajo el pretexto que colaboraban con la guerrilla.

Ríos Montt ya había sido juzgado por genocidio en el año 2013 y condenado, en aquel entonces, a 80 años de prisión. Pero por vicios de procedimiento, el juicio fue anulado y la Corte Constitucional ordenó un nuevo proceso.

La presidencia de Ríos Montt de solo un año y medio, entre 1982 y 1983, comenzó tras el derrocamiento del presidente, también militar, Fernando Romeo Lucas García, llevado a cabo por mandos medios.

A su vez, el ex general fue derrocado por otro movimiento militar encabezado por su ministro de Defensa, Oscar Humberto Mejía Vítores, quién encaminó al país al retorno a la democracia que se concretó en 1985.

Entre las causas de su derrocamiento se mezclan acusaciones de corrupción junto a una fuerte mística evangélica al punto de reemplazar la denominación oficial de República de Guatemala por la de Nueva Guatemala.

Fuente: agencias/ld/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube