Menu
RSS

btedicion

Turismo cultural y gastronómico

Río Negro - Las actividades tuvieron lugar en la Plaza Genoveva principal espacio de reunión de Lamarque. Alli la concurrencia pudo disfrutar, saborear y palpitar el tradicional alimento además de diversas actividades recreativas preparadas para la ocasión.

La competencia principal consistió en la preparación de las tortas fritas donde vecinas locales y de otros lugares como Chile, dieron cuenta de sus habilidades a la hora de preparar las tortas fritas o Sopa y Pilla como las llaman en el vecino país.

El jurado estuvo integrado por miembros del Centro Municipal de Cultura y de establecimientos educativos de la zona. Seguramente no tuvieron una tarea sencilla a la hora de elegir a la ganadora.

El objetivo de este encuentro fue lograr una mayor coordinación entre los diversos barrios de Lamarque, nucleados en torno al Centro de Expresión y Participación Comunitaria, propendiendo a la participación regional, provincial, nacional e internacional.

Esta agrupación municipal fue la encargada de distribuir entre las competidoras los materiales necesarios para que puedan preparar las tortas fritas, es decir harina, levadura, aceite, grasa bovina y elementos de cocina para que las cocineras pudieran tener la comodidad necesaria. Cada una de ellas llevó sus ingredientes secretos.

A su vez las concursantes, aportaron sobre la receta básica, los ingredientes y/o presentaciones que consideraron insertas dentro de tradiciones que son propias y reconocibles; expresando a posteriori del concurso las razones de su inclusión y/o adaptación estética.

El primer premio consistió en una multiprocesadora, el segundo una depiladora y el tercer premio un kit de belleza. Pero lo más importante es que ganaron todos porque en un clima fraterno compartieron las diferentes formas de preparar este alimento tan arraigado en la cultura argentina y chilena.

En muchos lugares de Argentina se celebran acontecimientos similares en el que, con la excusa de saborear las famosas tortas fritas, se producen intercambios y charlas interminables a la vera de los ríos, fortaleciendo de esta forma los vínculos de amistad.

Las tortas fritas son parte de nuestra vida cotidiana y no distingue ninguna clase social y en muchos lugares están asociadas a los días de lluvia. Quién no recuerda, en su más tierna niñez, haber pegado la cara en el vidrio, un día de lluvia, esperando que pase el chubasco para salir a jugar y sentir, como en toda la casa, empezaba a conquistar, poco a poco, el sabroso olor de las tortas fritas de mamá, de la tía o de la abuela.

Fuente: ADN

Santiago Emanuel

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube