Menu
RSS

btedicion

Habitar sin límites de espacios con vista al mar

199 casa en la playaArquitectura y diseño - Hacia el este de la provincia de Buenos Aires, una nueva urbanización en el Partido de la Costa, sorprende a los habitantes por su belleza. Un paisaje agreste de grandes médanos, playas amplias y pinares constituyen la fisonomía de Costa Esmeralda, allí se desarrolla el proyecto.

Es ese el escenario sobre el cual se implanta esta casa, obra del estudio De Jauregui Salas integrado por los arquitectos Nicolás de Jauregui y Germán Salas. Un entorno de edificaciones separadas por los espacios verdes acoge a esta casa proyectada con carácter “Playero”.
La encomienda de los propietarios consistía en diseñar una casa de verano en un lote de 1150 m², situado en un lugar muy privilegiado; en la cresta de un médano con una vista al mar envidiable. Las mismas características que hacían del lote un lugar tan singular, le añadían una gran dificultad para el desarrollo de la casa. La diferencia de niveles dentro del mismo lote era muy importante, llegando a más de 9 metros de diferencia entre distintos sectores.
Finalmente, la casa terminó construyéndose sobre una planta rectangular, bastante regular, girada levemente sobre el terreno. Posee sus dos cabeceras más pesadas, revestidas principalmente con aparejo de piedra irregular, liberando el centro del prisma con una sensación de liviandad. Desde una de estas cabeceras se desprende una imponente escalera que nos invita a subir al Piano Nobile, donde se desarrollan las actividades públicas de la casa. Este nivel de la casa no cuenta con ninguna división formal del ambiente, liberando el espacio, compartiendo usos y confirmando su carácter “Playero”.
De allí viene, precisamente, el concepto de desafiar los límites; el adentro y el afuera de esta casa, con la preeminencia del vidrio y la extensión de los ambientes interiores a través de decks y terrazas en el exterior, hace que los espacios, frescos y relajados, puedan fusionar o confundir los límites e invita a ser habitada de otra manera.
Al igual que la mayor parte de las viviendas modernas, la fachada está compuesta básicamente de hormigón (aquí en beige) y vidrio; como complementos se lucen la madera en los balcones, decks y la imponente escalera de la fachada, y volúmenes revestidos en piedra, que le confieren a la construcción ese aire agreste que armoniza tan bien con el entorno.
Todo esto está vinculado a las ideas rectoras del proyecto; la impronta racionalista, el trazo rectilíneo y la perfección transparente están motivadas en la propuesta de diseñar la planta principal con los espacios públicos bien elevada, para aprovechar la geografía del lugar y la vista al mar.
Desafiando los límites, se logró generar grandes expansiones exteriores: al contrafrente con vistas muy amplias y nítidas, tratando de percibir el mar desde todos los rincones, y disfrutar de la frescura que esta orientación brinda.
Al frente de la casa, de espaldas al mar, la vivienda ofrece un clima más controlado y resguardado de los fuertes vientos marítimos, con vistas al verde, a los médanos y al bosque de Costa Esmeralda.
Otra de las premisas, vinculada a los argumentos constructivos anteriores, fue la de generar espacios que den flexibilidad al uso cotidiano de la vivienda, además de lograr ambientes habitables que puedan disfrutar de la vista al mar.
En armonía con la bella sencillez del exterior de la casa, la decoración interior persigue el mismo concepto: una belleza sencilla, con ambientes inundados de luz, donde el blanco es la prioridad decorativa, acompañada de tonos beige, arena y madera en diferentes tonos.
El mobiliario combina lo rústico con lo moderno en todos los espacios, desde baños hasta el comedor. Las lámparas de mimbre sobre la barra de la cocina y la mesa del comedor con los bancos en madera, se conjugan con el estilo moderno del living (en los sillones, la alfombra, las luminarias). También la cocina con su mobiliario blanco en melamina, separada del espacio anterior por una barra, es fiel a este último estilo.
Las habitaciones, en la planta baja, son sencillas en cuanto a su decoración, porque son las vistas al paisaje las que decoran el interior y lo embellecen.
Los baños son amplios y allí también los blancos, beiges y arenas otorgan el mismo sentido a los espacios, serenidad y relax.
Y así, afirmamos la premisa que sugerimos en el título de esta nota. Que esta vivienda, que se extiende con sus decks y pérgolas de madera al exterior, donde los paños vidriados dan forma a la caja rectangular de esta casa, enfrenta las dimensiones espaciales del adentro y del afuera para habitar el todo y en conjunto, con expansiones exteriores y usos flexibles que desafían los límites.•
Fotos: Diego Medina - Texto: Lic. Julia López Camelo
[ PROYECTO ]Arq. Nicolás de Jauregui - Arq. Germán Salas

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube