Menu
RSS

btedicion

Hebe de Bonafini va al encuentro con un Papa, al que vinculó con la dictadura

1183 h bonafini catedralVFN - "Jorge Bergoglio se transformó en Francisco para bien de la humanidad y para descubrir otra persona", asegura ahora la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. Pero lo que ella pensaba de él tiempo atrás no tiene mucho que ver con sus palabras de actuales. "Macri, Bendini y Bergoglio son fascismo, son la vuelta de la dictadura", es una declaración que representa lo que durante más de una década Bonafini tenía en mente.

Corría junio de 2007 cuando, en una carta pública, Hebe de Bonafini le solicitó al entonces presidente Néstor Carlos Kirchner la destitución de quien era el jefe del Ejército, Roberto Bendini. Allí, la titular de Madres de Plaza de Mayo fue contundente, en uno de sus primeros ataques a quien ahora es la cabeza de la Iglesia Católica: "La basura va junta, Macri, Bendini y Bergoglio. Son de la misma raza y de la misma ralea. Son fascismo, son la vuelta de la dictadura". En la misiva, Bonafini apuntaba a la responsabilidad episcopal en la dictadura de 1976, con un fuerte mensaje para el entonces arzobispo, el cardenal Jorge Mario Bergoglio: "Los obispos tenían sueldos de los jueces de instrucción. Los sacerdotes estaban a cargo de la policía, y algunos de ellos, además, tenían armas", sentenciaba Bonafini.

Al año siguiente, la titular de las Madres de Plaza de Mayo cruzó un límite que hizo explotar al interior de la Iglesia. Con una protesta que tenía como objeto manifestarse contra Mauricio Macri, entonces jefe de Gobierno porteño, la titular de Madres tomó la Catedral metropolitana y dijo haber usado el altar como una letrina: "Nos clausuraron los baños de la Catedral y tuvimos que improvisar uno, detrás del altar". Argumentó. Un dato no menor: la Iglesia había sido elegida, por aquel entonces, como el centro opositor por el kirchnerismo. En el cual, claro Bergoglio era su líder.

Fue el 21 de marzo de 2013 cuando Hebe empezó a cambiar de parecer. Con otra carta, pero esta vez con un tono radicalmente distinto, le pidió disculpas y dijo estar esperanzada por su llegada al Vaticano. En la carta, Bonafini aseguró "no conocer su trabajo pastoral en las villas porteñas", dando marcha atrás sobre sus dichos para reivindicar la figura del por entonces nuevo Papa. "Don Francisco, no sabía de su trabajo pastoral, sólo sabía que el máximo dirigente de la iglesia argentina habitaba en la catedral; esa catedral que cuando marchábamos y pasábamos por delante, le cantábamos: 'Ustedes se callaron cuando se los llevaron'", había escrito.

En 2014, Hebe ya empezó a pensar en visitar al Papa. No sin imponer condiciones, claro: para visitar al Papa. La condición era que el Papa reconociera la participación de la Curia "en la represión durante la última dictadura, y que hiciera una misa por todos los sacerdotes y las monjas del tercer mundo desaparecidos en latinoamérica".

Fue así como, el martes pasado, llegó la confirmación de la reunión por parte de Bonafini. "Va a ser una cosa privada y solo diré que no voy a pedir nada personal, como siempre, como hacemos el trabajo las Madres, que sirva para todos, para unos y para otros", aseguró. Luego de advertir que tenía que hacerse unos chequeos médicos (tiene 87 años), confirmó la visita. El encuentro fue acordado a través del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y según se supo su esposa Marta Cascales, que en el mes de abril de 2015 fue nombrada administradora de las donaciones de la iglesia católica, acompañará de Bonafini a su encuentro con el Papa
Fuente: agencias/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube