Menu
RSS

btedicion

Las drogas virtuales, una nueva adicción, advierten los psiquiatras

Mendoza - En un congreso de la especialidad, se explicó cómo ataca a los jóvenes este fenómeno que proviene del mal uso de las nuevas tecnologías e internet. La actitud preventiva de los padres.

Las nuevas tecnologías contribuyen a facilitar la vida a los seres humanos en tareas tan diferentes como conservar alimentos o hacer una cirugía de un feto dentro del útero. Pero cuando esas mismas tecnologías son utilizadas de forma nociva, causa escozor.

Los psiquiatras, por estos días, están muy ocupados en analizar las consecuencias de una nueva adicción producida por drogas virtuales, más conocidas en la red como e-drugs, las cuales causan los mismos efectos de las sustancias químicas.

Las e-drugs son programas de computación diseñados para producir sonidos binaurales (distintos para cada oído) que al escucharse, alteran la percepción del cerebro. Al igual que un estupefaciente común, la descarga virtual de esta “música” se paga por dosis que alcanzan una duración de 15 a 30 minutos y pueden llegar a costar entre 20 y 150 euros, dependiendo de la complejidad del diseño.

El efecto es un estado de trance o hipnosis sonora, muy similar a la sensación que provoca el consumo de un alucinógeno o la cocaína. Esta nueva droga ha sido causantes de grandes controversias entre los especialistas en salud mental, ya que para algunos podrían ser utilizadas para el tratamiento de ciertos cuadros psiquiátricos.

De hecho, desde el año 1839 los sonidos eran estudiados como elementos de estimulación cerebral. Sin embargo, para otros estudiosos, tal cual están programadas, estas descargas sonoras son tan tóxicas como cualquier otra droga.

En nuestro país, ese debate no ha sido profundizado aún porque el uso de las drogas virtuales es relativamente reciente. De todas formas, entre la experiencia clínica de los psiquiatras y psicólogos, ha podido verse un crecimiento de las consultas por las e-drugs de la mano de otro fenómeno igualmente preocupante: la adicción a los videojuegos e internet.

La temática fue analizada por Daniel Boromei, vicepresidente y expositor del Congreso Internacional de Psiquiatría Cínica y Farmacología. “La imagen del adolescente encerrado solo en su habitación, con los auriculares puestos y aislado de sus amigos y de sus actividades sociales, es signo claro de una ciberadicción.

La única manera de prevenirla es que los padres se involucren en la vida de sus hijos, sepan qué amigos tienen, qué actividades deben hacer, qué usos le están dando a la computadora, al celular y saber qué hacen en el chat o qué contenidos tiene el videojuego”, explicó Boromei.

Lo peor, señaló el especialista, es que detrás de las drogas virtuales hay alguien que sabe cómo armarlas exactamente para lograr el efecto deseado. Además de que los dealers virtuales instalados en varios sitios de Internet hacen ver el uso de las drogas como algo positivo.

“A mayor exposición ante los sonidos, el aislamiento social de este adolescente es más pronunciado” explicó el profesional. Se causa de este modo un daño psíquico importante, difícil de recuperar.

¿Cómo se llega a una adicción? Las nuevas tecnologías nunca son malas o buenas en sí mismas. Pero el problema reside en el uso que los chicos hacen de ellas.

Las adicciones pueden tomar cualquier objeto: es decir, una persona puede ser adicta a las sustancias, a la tecnología, al trabajo o a otra persona. Lo que define a una adicción es la dependencia psíquica y física hacia ese objeto.

Según Boromei, “evidentemente la tecnología ha invadido la vida cotidiana desde edades muy tempranas y el uso excesivo de ellas es una condición posmoderna de este momento, dentro del cual el sujeto intenta, por alguna vía, escapar de la realidad”.
Fuento:unomza/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube