Menu
RSS

btedicion

Buenos Aires, "la colonia de nadie", un milagro argentino

rendicion británicaCyA - Bucear en la historia suele deparar sorpresas, datos, acontecimientos, personajes, consecuencias, que muchas veces son devorados por el fragor de la vida cotidiana y simplemente quedan el olvido. Oscar Muiño, periodísta, abogado, profesor universitario, premio Konex de platino, se propuso agitar nuestra memoria y minuciosamente desde su nuevo libro: Buenos Aires "La colonia de nadie", trata de mostrarnos lo que fue "un milagro argentino". La obra será presentada por Gonzalo Álvarez, Daniel Larriqueta y Enrique Olivera, este miercoles a las 17 hs en el Salón Roberto Arlt, 37ª Feria Internacional del Libro.

Durante cuarenta años, el remoto Río de la Plata ha sido azotado por presiones, bloqueos y guerras. Buenos Aires sufre una única ocupación durante todo el período español: la invasión británica de 1806. Es la primera y la última caída de la capital. Buenos Aires reconquista la ciudad primero y rechaza una imponente segunda invasión británica después.

A partir de mayo de 1810, el gobierno criollo sustituye el poder militar español por las milicias, expulsa al virrey y los oidores, reemplaza a los gobernadores desafectos, destruye el monopolio, arruina grandes fortunas. Terminada la Revolución nace el tiempo de los terratenientes que producen cueros para el mercado externo.

Buenos Aires es la única capital que jamás volverá a manos realistas. Combate en todas sus fronteras, arma docenas de corsarios, leva ejércitos, enfrenta a los españoles de Montevideo, rechaza expediciones punitivas del Alto Perú. Cruza los Andes, bate a los realistas en Chile, su escuadra conquista el Pacífico, desembarca en el Perú e inicia una campaña memorable por medio continente. Y en la única gran batalla de arma blanca –Junín, en 1824– los restos de los granaderos y la caballería argentina definen la victoria sobre el ejército español.

Todo esto ocurre durante sólo dos décadas, las primeras del nuevo Estado independiente. Entre 1826 y 1848, en apenas 22 años, Buenos Aires afronta sucesivamente una guerra terrestre y naval contra el Brasil –potencia marítima formidable–, pelea contra la Confederación Perúano-boliviana, soporta el bloqueo de Francia primero y la intervención anglo-francesa después.

Sin contar el desmantelamiento de la base en Malvinas, destruida por los norteamericanos y usurpada por los británicos. Con su consecuencia: más de una década de distanciamiento con los Estados Unidos y la pérdida del archipiélago.

Se trata, probablemente, de una situación única en la historia. Ningún país americano enfrenta tantos adversarios en tan corto periodo. Ni tan temibles: Francia e Inglaterra son las dos superpotencias del globo; Brasil, el más poderoso Estado de Iberoamérica.

Estos conflictos estallan enmarcados por las crónicas guerras civiles que desangran al país.

En menos de medio siglo –plazo más corto que la vida de un hombre– el Plata soporta presiones sutiles y desembozadas, desabastecimiento y pobreza, amenazas e intervención armada, bloqueos y guerras. Y aquí el ejemplo es inigualado.

Fenómeno poco destacado. La Argentina logra conservar su independencia sin ningún apoyo externo. Ni Francia, ni Inglaterra ni los Estados Unidos están dispuestos a pelear para defender a Buenos Aires.

Así como la independencia se consigue por el solo esfuerzo criollo, las amenazas de reconquista serán conjuradas con las propias, únicas debilidades de esa potencia de cuarto orden, las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Buenos Aires deviene baluarte invicto por propia decisión. Y por la insignificancia de los sectores internos partidarios del satelismo. Durante mucho tiempo, cada vez que los gobiernos flaqueen, los pueblos habrán de resistir.

La historia de Buenos Aires, por dos largos siglos, ha estado atada a los avatares del imperio español. Codiciada por holandeses, británicos, portugueses y franceses, ha entrado en la primera conflagración globalizada. Durante la Guerra de los Siete Años, los ingleses triunfan en el mar, en Canadá, en la India. Sólo son derrotados en el Río de la Plata. La década siguiente, les toca a los portugueses ser vencidos por Pedro de Cevallos. Y en 1806-7 a los británicos fracasar en dos invasiones. El prestigio porteño es previo a la invención de la Argentina.

Sólo en el primer semestre de 1808 se anuncian expediciones napoleónicas, portuguesas y una tercera arremetida inglesa. Desde 1806 hasta 1815, Buenos Aires sufrirá un año y medio de control británico sobre el Plata, bloqueos realistas desde Montevideo y amenazas napoleónicas, españolas y brasileñas.

Entre enero de 1826 y 1849 Buenos Aires estará bloqueada a lo largo de 2.953 días. ¡Más de ocho años! Los bloqueadores han sido los brasileños, los franceses y la escuadra francoinglesa. Tres flotas inmensas frente a las insignificantes escuadrillas criollas. El bloqueo brasileño duró 949 días, el francés 341 y el anglo-francés 659.

Los hechos desmienten a los teóricos de la resignación, los que invocan el célebre diálogo entre los atenienses y los melios, cuya conclusión –cree Tucídides- es que sólo los fuertes tienen el privilegio de elegir, mientras los débiles sólo pueden capitular o ser exterminados.

Así, a mediados del siglo XIX, la Argentina ha sobrevivido a presiones, intervencionismo y guerras. Pero queda mucho por hacer: en palabras de Tulio Halperín Donghi,  “para construir una nueva nación es preciso construir el Estado”.

Para que esa historia pueda ser escrita, los criollos han resistido la tentación y han creado un poder autónomo. Buenos Aires ya es una colonia de nadie.

El miércoles 27 de abril a las 17,00hs en la 37 Feria Internacional del Libro Predio de la Rural Sala Roberto Artl, Av. Sarmiento 2704, la editorial univsersitaria de Buenos Aires, se presentará el libro Buenos Aires “La colonia de nadie”, de Oscar Muiño, la mesa de presentación estará integrada por Gonzalo Álvarez presidente de Eudeba, Daniel Larriqueta, Enrique Olivera y el autor.
Fuente:www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube