Menu
RSS

btedicion

Crisis policial, los Zamora aplican censura a la prensa local

allanamiento ultima hora s del eSantiago del Estero - Gerardo Zamora, que traspasó el gobierno a su esposa Claudia Ledesma Abdala de Zamora,  se despidió de la provincia a su estilo, ya que un día antes de dejar sus funciones, ordenó a la policía la detención de un periodista y allanamiento de un medio que informó sobre una protesta policial en la plaza Leopoldo Lugones de la capital provincial, según informó LPO y trascendió que hay acuartelamientos en Termas de Río Hondo, Añatuya y Frías, donde también hubo saqueos.

El periodista en cuestión es Juan Pablo Suárez, editor del portal Última Hora Diario. Según confirmaron a LPO desde Santiago del Estero, Suárez todavía se encuentra detenido, en carácter de incomunicado, y está acusado del delito de sedición.

El lunes por la noche, Suárez fue testigo de una manifestación en reclamo de aumentos salariales encabezada por el policía retirado Nelson Villagrán, que también fue detenido y golpeado por oficiales de la fuerza. Está acusado de sedición y tampoco se sabe nada de él, aunque no es la primera vez que pasa por una situación así. Tiempo atrás, Villagrán ya había sido detenido por denunciar corrupción en la Policía de Santiago.

Poco después de ver la detención de Villagrán, Suárez publicó en su medio un breve adelanto de la noticia y prometió las imágenes. Pero luego la policía montó un impresionante operativo para allanar las oficinas de Última Hora Diario y detuvo al periodista.

Según contó Sandra Judith Wede, propietaria del medio, el allanamiento fue llevado a cabo por unos 40 policías que se trasladaban en tres patrulleros, una traffic y seis camionetas. “En un procedimiento inusual, espectacular y digno de un gran despliegue televisivo procedieron al allanamiento y detención de Suárez”, contó la mujer.

Wede denunció que ese espectacular operativo tuvo muchas irregularidades. “Dicho operativo ordenado por la Dra. Rosa Falco, estuvo viciado de nulidad ya que algunos de los testigos ya venían con los uniformados. Luego apareció dentro de nuestro local, un señor de apellido Parra domiciliado sobre calle Pellegrini para oficiar de testigo, siendo él secretario del Ministro de Justicia Dr. Ricardo Daives”, explicó. Además, dijo que abogado defensor del medio no le permitieron entrar al lugar.

No es la primera vez que periodistas o políticos opositores denuncian que en Santiago del Estero la Justicia y la Policía funcionan al servicio de Zamora. Eso incluye que jueces y fiscales terminen convalidando este tipo de prácticas. Según pudo saber LPO, el ex gobernador estuvo al tanto de la situación de Suárez e incluso dialogó telefónicamente con la jueza Falco. “Tenelo un par de días más”, le habría dicho el ahora senador a la magistrada, según confiaron fuentes con conocimiento a la causa.

“Secuestraron dos notebooks, una CPU, una filmadora. ¿Qué buscaban? El cassete en donde habíamos filmado la brutal represión que sufrió Villagrán (…) Allí registramos las imágenes de la golpiza no sólo a Villagrán sino a su mujer e hijas”, contó Wede en una nota publicada en su portal.

El ex senador radical Emilio Rached confirmó a LPO que están en conocimiento de las detenciones de Suárez y Villagrán y opinó que es una práctica habitual en su provincia. “Acá a los periodistas se los trata así. Cualquier día van a matar a un periodista o a alguien que escribe algo contra el gobierno en las redes sociales”, afirmó Rached. “Esto es peor que la dictadura militar”, concluyó.

Lo que Zamora quiso evitar con esta maniobra fue que trascienda a nivel nacional la protesta de la policía santiagueña, una forma de mostrarse como uno de los pocos mandatarios que evitó el conflicto. De hecho, es una carta que está usando en su intento por convertirse en el próximo presidente provisional del Senado.

Pero la situación no está para nada tranquila en Santiago. La información de las últimas horas indica que grupos de policías están acuartelados en comisarías de Termas de Río Hondo, Añatuya y Frías, donde ayer se produjeron algunos saqueos.

Incluso, ayer los acuartelados y sus familiares habrían sido reprimidos por la Guardia de Infantería y oficiales de mayor rango, situación que habría dejado algunos heridos. La participación de las mujeres responde a que en anteriores reclamos los suboficiales terminaron siendo exonerados, dados de baja o trasladados.

“La policía santiagueña está en una situación de absoluta degradación. En vez de ser utilizados para garantizarle la seguridad a la ciudadanía, el Gobierno los usa para monitorear cuestiones políticas”, comentó Rached.
Fuente: agencias/lpo/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube