Menu
RSS

btedicion

Santa Cruz, las represas no tiene estudio de impacto ambiental

mapa represas s cruzRío Gallegos - El Estudio de Impacto Ambiental de las represas, Kirchner y Cepernic antes Cóndor Cliff-La Barrancosa, no se ha hecho, incluso un aspecto tan importante como el del impacto en los glaciares no ha sido considerado en la documentación, a la que ha tenido acceso la agencia OPI Santa Cruz,  ni existe un estudio paralelo que así lo señale.

En la investigación llevada acabo, por el único medio independiente en Río Gallegos, OPI Santa Cruz, y en relación a la construcción de las represas sobre el Río Santa Cruz, se señala que existen actualmente solo dos estudios que datan de hace muchos años y se encuentran virtualmente desactualizados en todos los órdenes.

Sin embargo, es importante conocer el contenido de estos documentos, para poder establecer si los trabajos que deberá realizar la empresa para cumplir con el Estudio de Impacto Ambiental respectivo, son serios o solo se ajustarán a la actualización de los datos que se muestran.

OPI pone en poder de sus lectores dos documentos sustanciales sobre las represas Cóndor Cliff-La Barrancosa, que fueron confeccionados en su momento, cuando la obra era solo un plan y se realizó el estudio de prefactibilidad.

De toda la documentación que posee esta OPI, se eligieron esos dos informes que, tratándose de una “Memoria descriptiva – Aprovechamiento Hidroeléctrico del Río Santa Cruz”, un documento de 28 páginas en la que se expresan datos técnicos sobre el aprovechamiento del río Santa Cruz, donde se van a instalar las represas.

El segundo documento que se pone a disposición de los lectores se denomina “Documentación Técnica del Proyecto – Cap VI – Aspectos Ambientales” un compilado de 356 páginas en las que se describen aspectos fundamentales de todo el proyecto y que en algún tramo del trabajo es tomado como “Estudio de Impacto Ambiental”, sin serlo.

El motivo de esta publicación está basada en cuestiones prácticas y a los fines de que nadie intente confundir a la gente, de que se realizarán nuevos estudios del entorno y del impacto ambiental, cuando en realidad solo se trate de una simple actualización de los aquí expresado. Asimismo, aspectos puntuales de esta documentación ha sido abordada en notas anteriores, donde se advierten las diferencias y los errores que contienen estos estudios preliminares.

Desde la empresa se ha llegado a decir que el EIA se hará una vez comenzada la obra, algo incoherente si se tiene en cuenta que el estudio es previo y tiene la finalidad de adecuar la factibilidad de la obra al medio.

Debido al conocimiento que tenemos de fuentes ligadas a este proyecto, la urgencia por comenzar a desarrollar las obras, harían “saltear” etapas que en el ambiente se consideran “administrativas o burocráticas”, pero que conllevan una gran importancia para la provincia, porque alterará los ámbitos natural, social, político, poblacional y modificará aspectos fundamentales como los servicios, la seguridad, el urbanismo y en definitiva, la calidad de vida de todos los pobladores de Santa Cruz.

El lector podrá, en un futuro, cuando desde el Estado se ponga a disposición del público, información relativa al proyecto, comparar si se corresponde con la publicada por OPI, si es una mera “actualización” de los datos recolectados hace más de 7 años o si, verdaderamente, responde a un trabajo serio de investigación, ajustado a los parámetros que debe contener un EIA para una obra de este tipo y si se cumplen con todos los pasos respectivos para mitigar los impactos negativos y minimizarlos en el marco de la importancia que tiene para una provincia como Santa Cruz ensanchar un río, generar lagos artificiales, variar las cotas y los niveles del río, construir embalses, variar las condiciones medio ambientales y hábitat de la fauna y flora, aumentar el caudal humano, generar nuevos grupos poblacionales o administrar los existentes, dotando a las ciudades como El Calafate y Piedra Buena, de todos los servicios básicos para albergar a los grupos humanos que lleguen con motivo de la obra.

Todo esto y mucho más, deberá ser puntual y detalladamente contemplado en aquel EIA que se genere con motivo de la construcción de las represas sobre el río Santa Cruz. Con esta publicación, OPI colabora con aquellos lectores curiosos y organizaciones o medios que deseen tener más elementos a la hora de juzgar el nivel de responsabilidad con que desde el Ministerio de Planificación, se encara esta millonaria obra energética.

Luego que se hagan públicos los estudios de las Represas, OPI publicará otra parte del material, para que entre todos podamos determinar si en Santa Cruz el gobierno nacional ordena hacer las cosas “para cumplir con la formalidad” o está realmente interesado en prevenir eventuales problemas que se generan cuando no se cumplen las leyes ni las disposiciones vigentes.
Fuente: agencias OPI Santa Cruz.










SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube