Menu
RSS

btedicion

Controversia con Uruguay amenaza la producción frutícola

Río Negro - Las exportaciones frutícolas del Valle están en riesgo de paralizarse con perdidas millonarias, caída de fuentes de trabajo y perdida de mercados, la causa de esta situación es el conflicto generado por una resolución de la Casa Rosada que impide la operación portuaria desde Montevideo.

Por cambios en la operatoria comercial que debieron implementar las empresas a raíz de la Disposición 1108/13, hay 30.000 toneladas de fruta de la región que están varadas en el puerto de Río Grande en Brasil, mientras que otras 15.000 toneladas que deberían salir del puerto de San Antonio en la semana que se inicia no tendrán un buque disponible para su carga y posterior envío al mencionado puerto brasileño, desde donde finalmente se despachan a ultramar en un buque madre.

La compleja situación para la fruticultura regional fue planteada por los empresarios Roberto Gregori, de Expofrut; Hugo Sánchez, de Patagonian Fruits y Jorge Thefs, de PAI. Según señalaron a "Río Negro", el inconveniente comenzó en esta temporada porque la disposición 1108/13 prohibió el transbordo de frutas en el puerto de Montevideo, Uruguay, como se venía haciendo desde el 2003 hasta el año pasado.

De acuerdo con esta nueva normativa, firmada por el titular de la Subsecretaría de Puertos y Vías navegables, Horacio Tettamanti, "dentro del ámbito geográfico de los países que integran el Mercosur las cargas de exportación originadas en puertos argentinos (NdR: para el caso de la fruta en el de San Antonio Este), únicamente podrán ser transbordadas en otros puertos de jurisdicción nacional o en puertos de los Estados Parte del Mercosur y sus Estados asociados que mantengan vigentes acuerdos de transporte marítimo de cargas con la República Argentina.

Como se sabe, Uruguay es parte del Mercosur, pero no tiene firmados acuerdos de transporte marítimo con Argentina, lo que lo inhabilita para hacer los transbordos de la fruta regional.

Esta situación causa un grave perjuicio a la fruticultura local, ya que la operatoria en Río Grande está generando serios problemas logísticos y atrasó toda la cadena comercial del sector.

Por este puerto brasileño el buque madre pasa cada 7 días. Con el primer feeder (barco portacontenedores de dimensiones reducidas) despachado desde SAE no hubo inconvenientes, pero ya en el segundo hubo problemas operativos por el cierre del puerto de Río Grande por cuestiones climáticas. Esta situación hizo que la carga de frutas del valle con destino a ultramar no pudiera ser despachada en tiempo y forma lo que trastocó toda la cadena comercial.

"Perdimos el colectivo" dijo Roberto Gregori para graficar la situación. En la semana 7, en la que el feeder proveniente de SAE debía estar 20 horas en el puerto brasileño, se demoró 4 días. Y a partir de allí, todo lo planificado por los exportadores frutícolas valletanos se derrumbó.

"En la semana siguiente nos atrasamos con 320 contenedores que salieron de SAE y perdieron la conexión con el buque madre" sostuvo Jorge Thefs. La semana entrante hay que cargar 670 contenedores, pero los reefers que deberían estar llegando al puerto de San Antonio Este están en tránsito marítimo o esperando para descargar en Brasil. "Si perdés el turno la carga se atrasa 15 días y a lo mejor en el próximo viaje no se la puede llevar toda junta" dicen con preocupación los empresarios.

Esto genera problemas de distinta índole, como ser multas por incumplimientos de contratos, caída de las exportaciones frutícolas mientras la situación no se solucione, agravamiento de las dificultades financieras del sector, paralización de la cosecha por la falta de bins y escasa o nula disponibilidad en los frigoríficos por el abarrotamiento de fruta sin comercializar.

La situación puede ser más grave e incluso llegar a la pérdida de mercados ya que según indicaron los empresarios "lo que no provee la Argentina, los clientes lo consiguen en otro lado ya sea Sudáfrica o Chile, por citar algunos ejemplos". En esta semana habrá una reunión en Buenos Aires en donde se buscará una solución a esta problemática.

Dentro de las alternativas que se manejan está la de hacer el transbordo al buque madre en el puerto de Buenos Aires, pero de acuerdo a lo dicho por los empresarios no están dadas las condiciones para que esto suceda debido a la escasa operatividad que posee este punto de embarque.

Consultados sobre la posibilidad de que haya una vuelta atrás en la disposición, los directivos dejaron ver su escepticismo, aunque aclararon que si esta situación ocurriera, estarían en condiciones de comenzar a despachar fruta hacia Montevideo en forma inmediata.

"El puerto de Montevideo era muy competitivo" aclararon y es un trayecto que se hace en 36 horas para ir, 20 horas para descargar, y otras 36 horas para volver a SAE. "En cuatro días un reefer da una vuelta completa, mientras que para Río Grande necesitamos 10 días si todo anda como corresponde". Algo que por ahora no ocurre y por lo cual los empresarios frutícolas esperan una respuesta urgente.

"Si esto no mejora en breve, se paran las plantas de empaque y se arruinará la cosecha", sentenciaron con preocupación. ¿Cuándo debería llegar una solución?, preguntó "Río Negro". La respuesta fue contundente: "Ya, no tenemos más margen".
Fuente: agencias/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube