Menu
RSS

btedicion

Una patota prominería trata de desactivar las protestas

patota promineríaCatamarca - Un grupo de supuestos trabajadores mineros auxiliados por la Policía catamarqueña impidió ayer el paso de la prensa y de personas “foráneas” hacia la ciudad de Andalgalá y las protestas que allí se desarrollan contra los emprendimientos de Bajo La Alumbrera y Agua Rica.

Los ambientalistas aseguraron que los “promineros” cuentan con el apoyo de cinco concejales oficialistas y de un ex concejal de apellido Boggio. También señalaron a una persona llamada “Tili” Díaz, a quien vincularon con el secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral.

Los cortes “selectivos” de los “promineros” también alcanzaron a las rutas que llegan desde Pomán y Belén, e incluso a un camino de tierra alternativo. Los supuestos trabajadores mineros también impidieron la toma de fotografías, incluso a la pasajera de un ómnibus de línea retenido por el piquete.

“Nosotros queremos garantizar la paz social no dejando entrar a ninguna gente de este tipo, porque para nosotros estos activistas ya pasaron a ser terroristas ”, explicó el supuesto trabajador minero que se identificó como “Carlos Álvarez”. Sus argumentos parecieron coincidir con los esgrimidos en la llamada “ley antiterrorista” que aprobó el Congreso el año pasado y por la que volverán a protestar este miércoles agrupaciones de izquierda en Buenos Aires.

Pese a una corrección de último momento incorporada por el oficialismo, la ley es tan ambigua que permitiría a los jueces duplicar las penas de quienes hagan manifestaciones sociales como las que actualmente se están llevando a cabo en esta zona, según denunciaron desde la oposición.

“Documentos”, pidió primero un policía a los enviados de Clarín en el acceso sur de Andalgalá. Luego de verificar que la documentación del vehículo y de su conductor estuvieran en regla, el agente, que no se identificó , se comunicó por teléfono con los “promineros” que cortaban la ruta a 200 metros de allí, con una rueda de tractor atravesada sobre la ruta.

“No queremos dejar entrar a foráneos, porque acá los ambientalistas son casi todos foráneos”, expresó un hombre que se identificó como Carlos Álvarez y que dijo ser empleado de una contratista de las mineras. La misma escena se repitió con otros medios de prensa y, por ejemplo, con un equipo del Servicio Paz y Justicia (Serpaj).

Álvarez, rodeado de otros fornidos compañeros, amplió sus argumentos: “No queremos que pase lo del 15 de febrero de 2010. Sabemos que están convocando gente de todos lados, como Esquel y Famatina, para que vengan acá a provocar otra revuelta”. Hace dos años, la Policía provincial reprimió una protesta del mismo grupo de ambientalistas, que ahora se sumó a las protestas contra las mineras que en las últimas semanas hubo en otros puntos del país, la Asamblea El Algarrobo.

“Esto es verdaderamente un sitio a la ciudad y hacia nosotros”, se quejó una mujer de la asamblea El Algarrobo a la que todos llaman “Rosita”. Los ambientalistas mantenían sendas protestas en la plaza principal de Andalgalá y en un pueblito llamado Chaquiago, ubicado al norte de esta ciudad, camino a las mineras. Bajo la Alumbrera se encuentra a unos 80 km de Andalgalá, mientras que Agua Rica, a apenas 17 km. Andalgalá tiene unos 10 mil habitantes y, según los defensores de la explotación minera, da trabajo directo e indirecto a unas 5 mil familias de la zona.
Fuente: agencias/cl/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube