Menu
RSS

btedicion

Scioli recaudador, aumenta la presión fiscal sobre los contribuyentes

Buenos Aires - El impuesto Inmobiliario Urbano y Rural se incrementará en un 30 por ciento, en el Urbano este número se alcanzará a partir de un aumento del 10,5 por ciento en las valuaciones fiscales de las viviendas, en el Rural a través de la aumento de la alícuota. El gobernador Scioli pretendía endeudar a la provincia por 31 mil millones de pesos pero solo fue autorizado en el presupuesto 2015 en una cifra entorno a los 21 mil millones. En cambió logró que se autorice la incorporación de 45 mil nuevos empleados.

La Cámara de Diputados y el Senado sancionaron anoche los proyectos de Presupuesto y Ley Impositiva 2015, que contempla incrementos del orden del 30 por ciento en el Impuesto Inmobiliario Urbano y Rural, además de un incremento en las partidas para Seguridad y un pedido de autorización del Ejecutivo para tomar deuda por unos 21 mil millones de pesos.

En el caso del impuesto Inmobiliario Urbano, el ajuste del 30% se instrumentará a través del incremento, en un 10,5%  del valor fiscal de la vivienda, lo que significa que el contribuyente deberá soportar un doble efecto, por un lado la carga impositiva provincial y el por el otro, con el ajuste de la valuación fiscal,  un aumento en el pago del impuesto a los Bienes Personales que recauda la AFIP para el gobierno nacional, que mantiene la base mínima imponible a partir de los $ 305 mil pesos.

La administración Scioli, con la forma en que instrumentará el ajuste del impuesto Inmobiliario Urbano, le ha hecho un enorme servicio al gobierno de Cristina Kirchner, ya que la corrección de la valuación fiscal de las viviendas bonaerenses le aportará un mayor número de contribuyentes a la AFIP, para el pago de Bienes Personales.

Respecto al Inmobiliario Rural, el gobernador debió aceptar que el incremento del 30% surja del aumento actual de la alícuota que se aplica y no sobre el ajuste del valor fiscal de las tierras, método con el que se pretendía disimular el incremento que deberán pagar los contribuyentes, pero al mismo tiempo quedo impedido de favorecer, en este caso, al gobierno nacional a través del ajuste que impactaría sobre Bienes Personales.

El tratamiento de las iniciativas se dio en una jornada que terminó en escándalo por la agresión de barras que responden al senador Mario Ishii contra legisladores del oficialismo.

Para lograr la sanción de los proyectos, el oficialismo debió aceptar planteos desde la oposición que obligaron a modificar aspectos de las dos leyes, como una reducción del porcentaje de las partidas que el Ejecutivo puede reasignar (los denominados “superpoderes”), entre otras.

El Presupuesto fue acompañado en general por todos los bloques, con excepción del monobloque de Izquierda en Diputados y de Ishii en el Senado. En tanto, en la votación en particular los hombres del massismo se negaron a acompañar los artículos referidos a los “superpoderes”.

La Ley Impositiva, por su parte, fue sancionada en una votación ajustada, ya que el Frente Renovador se mantuvo firme en su decisión de no acompañar el proyecto. Así, el oficialismo consiguió el respaldo de las bancadas del FAP y de la UCR, además de los aliados de Nuevo Encuentro.

El Presupuesto 2015 sancionado anoche contempla gastos por 246.207 millones de pesos, un 36 por ciento más que este año, solicitudes de endeudamiento por más de 21 mil millones de pesos y la incorporación de 45 mil nuevos empleados, entre los que se cuentan 25 mil destinados a la policía, 10 mil a escuelas y 6 mil a hospitales.

Además, prevé un superávit fiscal de 78,5 millones de pesos, aunque para ello deberá valerse, como todos los años, de las cajas del Instituto de Previsión Social (IPS) y de la Policía, que suman en conjunto más de 37 mil millones.

La “ley de leyes” ubica en 358 mil la cantidad de empleados de planta permanente y 104 mil los de planta temporaria, mientras que dispone la incorporación de 45.920 nuevos cargos: 25 mil para Seguridad (10 mil para la Policía Bonaerense y 15 mil para la nueva Policía Local), 10.200 para la Dirección General de Cultura y Educación (6.900 maestros y 2.800 auxiliares, entre otros); 6.700 para el Ministerio de Salud; y 911 para el Poder Judicial. También se incrementarán en 60 mil las horas cátedra en escuelas.

El texto del proyecto también autoriza al Ejecutivo y al Poder Judicial a modificar partidas hasta el 7 por ciento del total de gastos, una cifra que fue reducida a pedido de la oposición, ya que en la redacción original estaba prevista en 8%.

En cuanto al reparto de fondos por áreas, el Gobierno destinará 23.442 millones de pesos para el ministerio de Seguridad, lo que representa casi el 10 por ciento de los recursos totales, un 66 por ciento más que lo destinado para este año.

Otra de las carteras que más incrementará sus partidas es la de Justicia, que verá elevado su presupuesto un 63%, pasando a 6.580 millones. En tanto, la Dirección General de Cultura y Educación tendrá un presupuesto de 68.400 millones de pesos (con un incremento del 28,3%), mientras que el Ministerio de Salud contará con 15.600 millones (28,4%) e Infraestructura 3.740 millones (22% más).

Por su parte, el ministerio de Economía recibirá 53.815 millones (37,1%); Desarrollo Social, 6.576 millones (31%); y la Jefatura de Gabinete, 1.192 millones (11%).
Fuente: agencias/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube