Menu
RSS

btedicion

Scioli busca tranquilidad, abrió la paritaria docente, no será fácil

Buenos Aires - El primer encuentro entre los docentes bonaerenses y los representantes del gobierno culminó este martes con un cuarto intermedio hasta el 18. La negociación adelantada sobre el salario de 2015 tendría ese día la primera oferta formal. Delegados de los docentes anticiparon que admitirán ningún incremente por debajo del 30%. Desde la Casa Rosada tratan de que no se supere el 24%.

Fuentes que participaron del encuentro celebrado hoy dijeron que el Ejecutivo planteó "una suba a cuenta del 7 por ciento en todos los sueldos docentes a pagar en forma anticipada en enero", lo que fue "rechazado por los sindicatos" Suteba, FEB, UDA, Amet, Sadop y Udocba.

Hasta tanto se retome la paritaria sesionarán las comisiones técnicas mixtas de sindicatos docentes y funcionarios de Educación y Economía de la provincia.

La jefa de los docentes de FEB, Mirta Petrocini, dijo que reclamaron "rejerarquizar la carrera y discutir los incrementos salariales cuanto antes" y advirtió que "la decisión política de empezar las clases la tiene el gobierno".

El secretario general del Suteba, Roberto Baradel, manifestó: "Hay que esperar al la semana próxima y esperemos que el gobierno no desperdicie esta oportunidad", y reclamó una "recomposición salarial para enero y febrero".

El jefe de UDA, Sergio Romero, tras destacar en declaraciones a DyN la "convocatoria anticipada" a la negociación en la provincia, adelantó que trabajarán "para el consenso, la continuidad pedagógica y la mejora salarial que permita recuperar el poder adquisitivo del salario".

La reunión tuvo lugar en la subsecretaría de la Negociación Colectiva del Sector Público, en La Plata, con los ministros Nora de Lucía, de Educación, y Oscar Cuartango, de Trabajo.

Desde la Casa Rosada, el jefe de Gabinete nacional, Jorge Capitanich, confirmó hoy que la paritaria docente nacional "será a partir de 2015" y descartó adelantar la negociación salarial en 2014, como hizo la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo se sabe que Scioli no piensa cerrar la suba de sueldos en la Provincia con los maestros antes que Nación establezca el piso salarial con el sector y aquí reside el primer obstáculo: el ministro de Economía, Axel Kicillof, insiste en marcar la frontera inflacionaria 2014 en el 24%, contra el 35 y 40% de las mediciones privadas.

Algunos responsables sindicales de la administración pública, desestimaron el cálculo oficial. “Ninguno cerró por menos del 30% este año, cediendo incluso el desfasaje salarial por pérdida de poder adquisitivo. No vamos a bajar nuestras demandas por un adelanto como el que se habla”, fue la explicación sindical.

La otra cuestión es formal: el presupuesto de 246.000 millones de pesos de 2015 en la Provincia no prevé aumento de haberes para los 550 mil trabajadores estatales. Un detalle que se salvará mediante un decreto.

“Es un esfuerzo que realiza esta gestión”, mencionan los funcionarios del Ministerio de Trabajo, encargados de la convocatoria. A cambio, por instrucción del gobernador, procurarán la firma de una “garantía de paz social” que evite los paros. Es casi de imposible resolución. ATE anticipó que no firmará una cláusula que condicione la acción sindical.

El tironeo es actual, incluidas las posibles medidas de fuerza, porque Scioli ya anticipó que no pagará aguinaldo extraordinario ni bonificación de fin de año como lo anunciaron otras provincias. La explicación es concreta: “No hay plata para gastos corrientes adicionales”, resguardan en el Ministerio de Economía.

La provincia de Buenos Aires está con las finanzas al límite. Scioli pretendía autorización de la Legislatura para un endeudamiento de 31.000 millones de pesos y las cámaras le concedieron 21.000 millones de pesos. Sin préstamos externos y con auxilio escaso de la Casa Rosada, se debe apoyar en recursos propios y el giro a tiempo de las partidas coparticipadas.

Aún con este apremio, Scioli intenta el armado del escenario. Después vienen los números. Ejemplo: Fegeppba –la entidad que agrupa a empleados de la administración central- exigiría que la mejora salarial se aplique desde el 1º de enero. Es decir, con retroactividad, una vez que se cierre la paritaria en marzo.

El gobernador bonaerense intenta mantener quietas las aguas de su propio territorio, anticipa negociaciones, pero parece que las discusiones de ajustes salariales no serán un tema sencillo de resolver. El precandidato presidencial hará los posible por que su campaña no se vea agitada por huelgas de maestros o conflictos en la administración provincial.
Fuente: agencias/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube