Menu
RSS

btedicion

Brasil: El cerco del juicio político se va cerrando sobre Dilma Rousseff

646 d rousseff preocupadaBrasilia - El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) rechazó el manejo de las cuentas del año pasado del Gobierno de la presidente Rousseff, lo que no había ocurrido con ningún mandatario en casi 80 años. 

La presidente Dilma Roussef intentó postergar el golpe, pero no fue posible: como se esperaba, el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), un órgano de supervisión del Poder Ejecutivo en Brasil, ha rechazado este miércoles, por unanimidad, las finanzas de su Gobierno en 2014. La gestión de la presidenta del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) ha sido condenada por maniobras fiscales para maquillar las cuentas públicas. Es la primera vez desde los años 80, que el órgano rechaza las cuentas de un presidente.

El dictamen de rechazo de las cuentas tiene una enorme carga política ya que es una de las apuestas de la oposición para intentar dar respaldo jurídico a una petición más de destitución contra Rousseff en la Cámara de los Diputados, en medio de una grave crisis política.

Durante toda la semana, el Gobierno ha basado la defensa jurídica del Gobierno Rousseff en que las maniobras fiscales conocidas como pedaladas siempre se han practicado, pero nunca antes han sido castigadas. Rousseff tambien ha intentado detener en análisis del TCU en la más alta corte de Brasil, el Tribunal Supremo Federal, pero sin éxito.

En la gestión Rousseff las supuestas maniobras que fueron bautizadas como "pedaladas" fiscales se produjeron de la siguiente manera: en vez de transferir mensualmente los recursos a los bancos públicos (Caixa y Banco do Brasil) para que pagasen las prestaciones sociales, el Gobierno solicitaba que estos bancos utilizasen sus propios recursos para pagarles a los beneficiarios y con al menos un mes de retraso hacía la transferencia a las instituciones financieras. Era una especie de préstamo entre dos entidades federales, sin autorización legal.

El objetivo de esas pedaladas era maquillar las cuentas, ya que, al transferir los gastos de un mes a otro, el Tesoro presentaba mensualmente gastos inferiores a los ingresos y cumplía con la Ley de Responsabilidad Fiscal. El informe del TCU se lleva ahora a una Comisión Mixta del Presupuesto del Congreso Nacional y después al plenario. Para la oposición, si se consiguen los votos suficientes para rechazar las cuentas en el Legislativo estaría abierto un camino para atribuir a la presidenta el crimen de falta de honradez administrativa. Esto puede dar lugar a una solicitud de destitución.

La tregua en la crisis política ha durado poco para la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Pocos días después de inaugurar un nuevo gabinete para acomodar a aliados a cambio de apoyo estable del Congreso, la mandataria ha sufrido una derrota importante frente a la oposición.

En un paso sin precedentes, el Tribunal Superior Electoral (TSE), una rama específica de la Justicia de Brasil que investiga delitos electorales, decidió abrir una investigación a petición de la oposición sobre presuntas irregularidades en las cuentas de la campaña presidencial de 2014.

En la práctica, en última instancia, el TSE puede desde apenas multar la campaña hasta o llegar la cancelación del cargo de la presidenta y de su vicepresidente, Dilma Rousseff-Michel Temer (PMDB), aunque los especialistas, por ahora, consideran poco probable este último desenlace.

Todo se acelera, Dilma parece atrapada en un complejo escenario, la sombra del juicio político crece en momentos en que la presidente Rousseff lucha para tapar un agujero fiscal de 30.000 millones de reales (más de 8.000 millones de dólares) en el presupuesto del año que viene.
Fuente: agencias/rp/www.visionfederal.com

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube