Menu
RSS

btedicion

Egipto: una autocracia jaqueada por el terrorismo y la economía

991 egipto gral al sissiEl Cairo - La crisis económica que se extiende desde el 2011; una situación política caracterizada por las persecuciones políticas y las proscripciones; la seguridad vulnerada casi de manera interrumpida por el terrorismo y una subordinación de la política exterior a las decisiones de la monarquía saudita, son las características salientes del Egipto militar que encabeza el general Abdel al-Sissi.

Es que Egipto está en quiebra y su única salida consiste en los préstamos externos. Así, el gobierno firmó un acuerdo con el Banco Mundial para una asistencia de 4.500 millones de euros y logró una ayuda de los sauditas hasta el 2020, por un valor de 7.300 millones de igual moneda.

La acción del terrorismo y, en particular, el derribo por parte de Estado Islámico del avión ruso ocurrido a finales de octubre del 2015 liquidó la esperanza de obtener divisas gracias al dinamismo del turismo externo.

Ya pocos viajeros se aventuran a Egipto y hasta las cancillerías de los países occidentales recomiendan a sus ciudadanos soslayar el país de los faraones.

Así las cosas, las reservas en divisas se ubican en 16.000 millones de euros, nivel considerado crítico. Ya no queda margen para devaluar y no queda otra alternativa que el endeudamiento que posibilite el ingreso de divisas.

Tampoco el segundo brazo del Canal de Suez, recientemente inaugurado, resultó en un mayor ingreso de fondos, debido a la reducción del tráfico comercial.

Obviamente, la asistencia saudita genera un alineamiento de Egipto con el país de los Saud. Otrora rivales por la supremacía en el mundo árabe, hoy Egipto solo puede apoyar las intervenciones militares sauditas en el Yemen y secundar las incursiones en Siria, aunque se trate de un país con un gobierno laico.

Cierto es que Egipto cuenta con un motivo adicional para apoyar las intervenciones en Siria. Ese motivo es la lucha contra Estado Islámico cuya presencia en la península del Sinaí no solo es notoria sino que conforma una base operacional.

Para Estado Islámico, el Sinaí ya es una wilaya –provincia- incorporada al Califato cuya capital está en Mosul, Irak.

Pero además, no solo se suceden ataques djihadistas contra guarniciones militares con salvajes ejecuciones de prisioneros, sino que la capacidad de daño alcanzó un grado mayor cuando fue volado el avión ruso que trasladaba turistas de regreso del balneario de Sharm el-Sheikh.

La penetración de Estado Islámico no es privativa de Egipto. Además de Irak y Siria, donde la organización cuenta con territorios y domina ciudades, su presencia en Noráfrica es creciente con ramificaciones en Libia y Túnez.

El Estado egipcio –pese al dominio militar- parece impotente para detener y erradicar a Estado Islámico. Apto para encarcelar dirigentes y militantes políticos y para censurar y detener a periodistas, a la hora del combate en el Sinaí, sufre un revés atrás del otro.

Pero, además del Sinaí, los atentados se suceden en El Cairo –la capital- y en Alejandría, el gran puerto sobre el Mediterráneo.

El gobierno del general Sissi, como queda dicho, alinea a todo el mundo y al que no se alinea, lo encarcela, excepción hecha de Estado Islámico.

Así, acaba de finalizar el escrutinio de las elecciones parlamentarias donde la oposición prácticamente quedó afuera. Sí, el gobierno las ganó ampliamente, solo que el porcentaje de participación fue del 28, 3 por ciento.

Será un “parlamento-escribanía- que se limitará a “registrar” las decisiones del Ejecutivo. Por eso, la gente votó… con los pies.

SUPLEMENTOS

MAS NOTICIAS

CONECTAR CON VISION FEDERAL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • RSS
  • Emails Newsletters
  • YouTube